Cómo prepararse para las altas temperaturas del verano…

dreamstime_7023932_0.jpg

Cómo prepararse para las altas temperaturas del verano.

Paso a paso

La hidratación es clave.

Se debe beber agua frecuentemente incluso aunque no se tenga sed e independientemente de la actividad física que realizes.

Con esto evitaremos la deshidratación y compensaremos la pérdida de agua por el sudor.

No debes abusar de los líquidos con cafeína ya que estimulan el organismo y hacen perder más líquido corporal. Tampoco bebas líquidos que tengan grandes cantidades de azúcar y evita el alcohol porque deshidrata y además contiene muchas calorías que elevan el calor corporal.

La comida..

Haz comidas ligeras. Un buen ejemplo sería la fruta de temporada o las verduras, que te proporcionarán una gran cantidad de sales minerales además de una fabulosa hidratación celular.

Además es especialmente recomendable la ingesta de este tipo de alimentos porque equilibran los niveles de electrolitos en tu organismo.

Preparar ensaladas es una manera ideal de hidratarse durante los calurosos meses de verano.

Por otra parte debes evitar las comidas pesadas o copiosas ya que ralentizan nuestra circulación y aumentan nuestra temperatura corporal.

Al aire libre.

Cuando los termómetros comiencen a marcar temperaturas peligrosas debes permancer el mayor tiempo que te sea posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados. También deberás refrescarte cada vez que lo necesites.

Es necesario reducir los esfuerzos físicos cuando te encuentres al aire libre en las horas de máximo calor entre las 12:00 y 17:00 horas.

Un consejo para las horas de trabajo sería descansar de tanto en tanto, trabajando unos minutos y refréscandote posteriormente a la sombra.

Los deportes al igual que las largas caminatas no son recomendables y en caso de realizarlas nunca debes hacerlo en solitario.

El tipo de ropa. .

Lo recomendable es usar ropa clara, ligera, holgada, fresca y que deje transpirar.

Los tejidos de algodón finos pueden ser una buena opción ya que no retienen el calor y transpiran bien. La ropa clara refleja el calor mientras que la oscura lo retiene, por ello evita los tejidos negros siempre que puedas.

La cabeza es una parte a tener muy en cuenta durante una ola de calor. Esta parte del cuerpo posee muchos capilares que absorven el calor, por ello es recomendable cubrirla con una gorra o un sombrero de paja en horarios peligrosos.

Niños y ancianos.

Cualquier persona es susceptible de sufrir un problema relacionado con el calor pero los bebés, los niños pequeños, ancianos y personas con enfermedades cardíacas tienen un riesgo adicional. Por ello es necesario prestar especial atención a estos grupos y mantenerse siempre al tanto.

Nunca dejes a nadie en un vehículo estacionado y cerrado pero si se trata de ancianos, niños o enfermos crónicos las probabilidades de que suceda una desgracia son muy amplias. Jamás lo hagas.

Atención profesional.

Ante cualquier síntoma o indicio que se prolongue más de una hora de una manera pronunciada, acude de inmediato al centro de salud más cercano.

Así mismo si estás tomando algún medicamento o tienes síntomas no habituales que te están preocupando acude de igual modo al médico para pedir información. Toda medida de prevención es útil.

Por otra parte es necesario recordar que debes mantener tus medicinas en un lugar fresco y seco ya que el calor puede alterar su composición química y por tanto su efecto en el organismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: